Cambia tu diálogo interno y cambiará tu vida

Cambia tu dialogo interno y cambiara tu vida

Quizás has oído esta frase anteriormente “Tu creas tu realidad”, la realidad está determinada por un acto de selección, normalmente automático e inconsciente, donde seleccionas en que te enfocas y como lo interpretas (el significado que le das)
¿Tú crees que las cosas buenas que te pasan o que le pasan a los demás son debidas al azar? Algunos lo creen así. Yo estoy segura de que las cosas buenas nos pasan cuando hemos cambiado algo, necesitan acción.

Nada cambia, sino cambias nada
Tony Robbins

 Nuestros pensamientos son los que determinan nuestro futuro y un factor muy importante es prestar atención a nuestro dialogo interno.

¿Qué es tu dialogo interno?
Es la voz dentro de tu cabeza que analiza todo lo que hay a tu alrededor, ese análisis es, como he dicho antes, inconsciente y automático.
Aplicas tu lógica y tu razonamiento a las situaciones de tu vida y este razonamiento viene determinado por tus experiencias anteriores y tus hábitos de pensamiento.

¿Controlas tu dialogo interno o te controla el a ti?
Nuestros pensamientos afectan a nuestros sentimientos, conductas, hábitos, personalidad y nuestro futuro.


Aceptando que nuestro pensamiento determina como nos sentimos y comportamos, es importante tomar la determinación de controlar nuestro dialogo interno.
Observa ¿Qué mensajes predominan en tus “monólogos” ¿miedo, desconfianza, rencor, ira? O ¿alegría, seguridad, compasión, amor, aceptación?
Si en nuestro dialogo interno predominan los pensamientos negativos, sufriremos y podemos enfermar. Si por el contrario la calidad de nuestros dialogo es positivo sentiremos bienestar y estaremos más sanos.
Si realmente quieres mejorar tu dialogo interno empieza a utilizar las siguientes técnicas:

1. Ser consciente
Para ello tenemos que hacer un registro. Durante una semana apunta en una libreta, que tipo de pensamientos están teniendo, si ves que se te olvida, ponte una alarma cada 2 horas y observa que pensamientos estas teniendo. Observa al final de cada día que ocurrió que desencadenó el dialogo interno, que pensamientos desencadena lo que ocurrió, que te dices.
Anota lo siguiente
– Situación
– Pensamiento
– Emoción
– Acción
Así podrás comprobar que situaciones se repiten cuando aparece tu dialogo interno negativo

2. Cuestiona
Plantéate ¿y si las cosas no son realmente como yo creo?
¿Qué pasaría si fueran de otra manera? ¿de qué forma podrían ser? Hazlo por escrito, se libera más material inconsciente y se observa mejor
3. Acción
Una vez que has identificado tu dialogo interno. Vamos a controlarlo con un anclaje, cuando aparezca, imagínate una señal de stop, date un pequeño golpe en el muslo, cruza los dedos, elige el que más te guste y esa será tu señal de “párate diálogo”. Pero para que funcione hay que anclarlo, hay que practicar. Búscate una situación que te preocupe y que dispare tu dialogo interno, observa como te molesta, si te genera malestar, frustración, ira. Ahora usa la imagen, el gesto que has elegido para fijar el anclaje y repítelo hasta que esté asociado.

3. Distracción
Dirige tu atención a otro sitio, escucha música, baila, respira, concéntrate en la respiración. Con 10 minutos será suficiente para despejar tu mente.

No es fácil modificar este tipo de dialogo interno, está muy arraigado en nosotros, llevamos mucho tiempo usándolo y es automático, pero sucede lo mismo cuando queremos cambiar un mal hábito, como el de fumar o el de comer en exceso.

Por supuesto, cambiar un mal hábito, requiere de determinación y esfuerzo, pero al final se logra si ponemos suficiente ánimo y compromiso en ello. ¿Crees que la calidad de tu vida merece el esfuerzo?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *